Cultivo protegido, tips para mejorar la calidad de los cultivos

Mineralizar el cultivo protegido.

Cultivo protegido y re-mineralizado.
La harina de roca ayuda a re-mineralizar las tierras desgastadas por el cultivo.

Parece interesante el empleo de harina de roca para remineralizar suelos agotados por cultivos tradicionales.
Se trata de distintos tipos de rocas, trituradas a nivel de polvo e incorporadas al suelo junto con el resto de materia orgánica empleada.
De esta forma, se fortalecen las plantas y se hacen mas resistentes a plagas. Parece que se está empleando fundamentalmente en Centoamérica.

Es importante que el suelo vaya mejorando. Es recomendable que integres en tus abonos orgánicos, o directamente a tu suelo “vivo” harina de rocas. Esto re-mineralizará el suelo y hará tus plantas más resistentes a cualquier plaga.

La harina de roca es roca pulverizada.
La harina de roca es roca pulverizada para así poder sacar el máximo provecho de sus minerales.

Consecuencias del empleo de la turba

Turba negra.
Muestra de turba negra.

La turba tarda en formarse miles de años. Se originan en valles de origen glacial, zonas húmedas o pantanosas en las que a lo largo de los siglos se va descomponiendo el material vegetal como musgo, carrizos, etc. El alto contenido de agua y el medio ácido impide la descomposición normal de esta materia orgánica en el tiempo, formando entonces la turba. Se forma 1 mm cada año, luego en 1000 años se crea 1 metro de altura de turba.
Hoy en día, las zonas donde hay turba están fuertemente degradadas debido a su extracción continua para sustratos de plantas generalmente. Estas zonas están muy afectadas y erosionadas ya que extraen la turba con palas mecánicas y maquinaria pesada.

En muchos países los humedales han sido drenados y secados para la producción de turba y sustratos o con otros fines.

Los pantanos o zonas húmedas tienen un papel importante para el equilibrio del medio ambiente:

Son el medio de vida y protección para muchas especies de animales y plantas.

Los pantanos o humedales contienen el doble de dióxido de carbono (CO2) retenido por todas las áreas boscosas del mundo. Con la gradual erosión de los pantanos se liberan los gases contenidos durante miles de años.

Los humedales tienen una función ambiental clave ya que son básicos en la retención y filtrado del agua de los acuíferos.